Decisiones (¿apresuradas?)

Los tiempos que corren no son sencillos y, por lo inédito de la situación, tampoco es sencillo tomar determinaciones, como ocurre en el ambiente deportivo, donde las asociaciones día a día analizan protocolos y posibilidades de abrir las actividades de a poco. En algunos casos ya se han habilitado, como es el caso del tenis y el padel en nuestra ciudad, y en algunas provincias la cuarentena se va aflojando más rápido que en Buenos Aires y CABA, lo cual permite albergar las esperanzas de un retorno más pronto de los entrenamientos y, por qué no, las competencias.
Hace algún tiempo leíamos que una liga del interior había dispuesto suspender todos sus torneos de este año y ahora la noticia llega desde muy cerca, más exactamente desde Pergamino, donde se ha dispuesto la suspensión definitiva de las competencias de divisiones juveniles, manteniéndose así abierta la posibilidad de reanudar los campeonatos de las categorías mayores.
Sin pretender transformarnos en jueces de la determinación de los dirigentes pergaminenses, que tienen la autonomía y el derecho a disponer lo que deseen con sus certámenes locales, no nos parece acertado tomar semejante decisión cuando todavía hay posibilidades de armar un programa de partidos que permita tener un certamen más corto, obviamente, pero certamen al fin para que cada liga tenga sus campeones de la temporada.
Pensando en lo que puede pasar en Rojas, son siete los clubes afiliados y no haría falta tanto tiempo para poder tener un campeonato y, por ende, poder coronar a los mejores del año, algo que nunca debería perderse por respeto a la historia deportiva de cada distrito y también por el orgullo que eso representa para los jugadores, dirigentes y simpatizantes del club que da la vuelta olímpica.
Recién estamos empezando junio y si bien por ahora lo del fútbol no parece de tan inminente liberación, ya se empieza a hablar de que septiembre podría el mes en el que podrían reanudarse los torneos, con lo cual habría tiempo para desarrollar la competencia, tanto de las divisiones juveniles como de reserva y primera, quizás adaptándola un poco si el tiempo que resta hasta fines de diciembre no alcanza para respetar el reglamento previsto, que podría ser lógicamente modificado porque nos encontramos ante una situación excepcional y porque en el caso de Rojas solamente se jugó la primera fecha.
No hay indicios de que los clubes rojenses y la conducción liguista tenga intenciones parecidas a los vecinos, y sería bueno que así siguiera la historia porque decidir anular los campeonatos a esa altura sería, desde nuestra óptica, cuanto menos apresurado…

Gear SA

Clyfer