Las cosas bien hechas…

Hace un par de días se realizó una cena de agasajo al seleccionado de la categoría sub 15 que representó a Rojas en el Torneo Nacional organizado por el Consejo Federal de la Asociación del Fútbol Argentino.
La noticia sirve como punto de partida para hacer algunas reflexiones acerca de esta experiencia de formar combinados que lleven los colores rojenses, algo que hemos abordardo en más de una oportunidad en El Portal por entender que este tipo de experiencias son las mejores por muchas razones, principalmente por eso de reunir a jugadores habitualmente rivales que se transforman en compañeros y a poner lo mejor por la misma camiseta, la de Rojas.
Al hablar de este equipo utilizamos siempre las palabras “selección de Rojas” y no “selección de la Liga de Rojas”, algo técnicamente incorrecto por en los papeles el equipo representa a la Liga, aunque en la práctica la participación fue producto de otros factores que pasaron muy poco por la actualmente alicaída entidad madre del fútbol local, donde no vamos a decir que todo está mal, pero casi. Sin renovación de autoridades, sin presentación de balances y memorias, sin Tribunal de Penas desde hace más de un año, sin peso en las decisiones de la competencia regional, etcétera…
Volvamos al tema de la nota para destacar que este año las cosas se han hecho muy bien. En primer término hay que subrayar, la iniciativa de Federico Vilar, que ofreció ser el técnico para seguir brindando su experiencia en esta suerte de “devolución” que el excelente profesional está haciendo a nuestro fútbol, algo a lo cual nadie lo obliga ni debe hacer pero que Fede lleva adelante, impulsado por el Argentino de sus amores y el deporte que lo vio transformarse en un gran deportista con el correr de los años.
Vilar, acompañado por un cuerpo técnico muy serio y trabajador, se puso al frente y a partir de allí apareció la segunda parte fundamental en esta historia: la Dirección de Deportes. A partir de la firme decisión de su responsable, el profesor Claudio Cuello, se brindó transporte, indumentaria y recursos económicos de todo tipo para garantizar la participación, sin los cuales hubiera sido imposible hacerlo ya que desde la Liga el aporte fue mínimo, con la excepción destacable de algunos dirigentes que trabajaron mucho por los pibes, no así desde la conducción liguista, más allá del discurso en la velada de agasajo.
El año pasado se escuchó por los corrillos futboleros que la directiva liguista no estaba dispuesta a armar la selección porque consideraba que el equipo no tenía chances, un despropósito por donde se lo mire ya que en esta historia lo que importa es que los chicos participan, conozcan de qué se trata formar parte de una selección, viajen, se midan con otras ciudades y no por las estadísticas. Aunque después el equipo le tapó la boca a muchos y realizó una campaña muy buena, llegando a semifinales.
Esta vez los números indicaron que el elenco rojense culminó su participación en cuartos de final pero eso es lo que menos importa, más allá de que siempre es lindo ganar, porque tampoco vamos a decir que es lo mismo ganar que perder, aunque para obtener buenos resultados es necesario hacer un trabajo de base con seriedad, como ocurrió en esta edición.
El deseo es que, esté quien esté, la idea siga siendo la misma, que la Liga se involucre mucho más y que no todo dependa de la respuesta del gobierno municipal, que alguna vez puede llegar a decir que no tiene recursos y entonces será imposible intervenir.
El proceso de selecciones no debe durar dos o tres meses, debe ser prioridad desde comienzos de año, no acordarse cuando llega la invitación para intervenir y estructurarlo con tiempo, al punto que quizás en poco tiempo ya sea el momento indicado para comenzar a pensar lo que se hará el año que viene…

Gear SA

Clyfer