Cuentas que no dan…

Estas “lluviecitas” que no cesan y otras cosas que se van produciendo, ponen una vez más en el tapete la forma en que avanza (¿?) el torneo Interligas que están jugando los clubes de Rojas y Colón.
El certamen, que a primeras luces parecía interesante, como otras veces ha ocurrido con los vecinos colonenses, está dando resultados que, desde nuestra óptica, no condicen con las expectativas y que distan, por ahora, años luz de otras competencias regionales que ha afrontado nuestra liga, con todos los detalles, a favor y en contra, que hubo en aquellas ocasiones.
Pero la cuestión que nos ocupa pasa por los números, algo de lo cual hablamos hace un tiempito, cuando expresamos la oposición a la forma que se había elegido para llevar adelante el certamen, muy largo, inconmensurablemente largo en su instancia de cruces entre ambas ligas, algo de lo cual hemos renegado siempre, transmitiendo lo que oímos de parte de los simpatizantes cada domingo, quienes reclaman menos interligas y más torneo local.
Habiendo terminado abril, el campeonato aún no pudo completar la cuarta fecha de la fase clasificatoria, que tendrá nada menos que 26 jornadas, un verdadero despropósito. A ello habrá que agregarle 6 domingos de la instancia final y una probable finalísima, con lo cual en el peor de los casos serán 32 los días necesarios para completar la instancia integrada.
Luego habrá que jugar el local, que contrariamente a lo que la gran mayoría reclama, tendrá 4 (sí, cuatro) fechas. Semifinales y final, en ida y vuelta, para determinar el campeón rojense. Por si alguien cree que es una broma, lo repetimos: cuatro (4) fechas para determinar el mejor equipo de Rojas.
Pasemos a analizar ahora los domingos disponibles de acá hasta fin de año, que serán estos (entre paréntesis, antes de cada mes, figura el total por mes):
(3) Mayo: 13, 20 y 27.
(4) Junio: 3, 10, 17 y 24.
(5) Julio: 1, 8, 15, 22 y 29.
(4) Agosto: 5, 12, 19 y 26.
(5) Septiembre: 2, 9, 16, 23 y 30.
(4) Octubre: 7, 14, 21 y 28.
(4) Noviembre: 4, 11, 18 y 25.
(5) Diciembre: 2, 9, 16, 23 y 30.
Son 34 domingos y 36 fechas para jugar, sin contar, como dijimos, una eventual finalísima del Interligas, es decir que tendríamos más jornadas que domingos.
Seguramente desde la organización dirán que la lluvia es una posibilidad y que se puede producir alguna suspensión. Sí, es cierto, puede llover. También podría llegar a nevar, a producirse una plaga de langostas o que caigan sapos del cielo.
Todo es posible pero por eso se debe armar un calendario con un cierto margen para esas eventualidades, es decir que si, por ejemplo, hay 30 domingos para jugar, no ir más allá de las 23, 24, 25 fechas. Pero nunca más de la cifra máxima de jornadas para disputar la competencia.
También se nos podrá decir que se jugará entre semana, lo cual es factible, esperando que sea cuando vuelva el calorcito y no en pleno invierno como ya ha ocurrido en nuestro medio, donde se ha jugado con temperaturas bajísimas.
Otro “condimento” que podríamos agregarle a esta situación es que estamos en el año del Mundial, con lo cual sería lógico suspender alguna fecha para que los amantes de este deporte puedan sentarse en casa a observar a la selección argentina o algún otro partido importante. Porque sería impensado jugar la fecha del Interligas el día en que se defina la Copa del Mundo, esté Argentina o no en esa instancia.
Increíble, pero real.

Gear SA

Clyfer