Sin reuniones, sin torneo de verano, sin Tribunal, sin rumbo

Aunque resulte cansador y reiterativo, volvemos a abordar la situación de la Liga de Fútbol en nuestra editorial de esta ocasión, por entender que resulta un tema muy importante por varias razones.
Se trata del deporte con mayor arraigo no sólo en Rojas sino en todo el país, el que más opiniones genera, y en el caso de nuestro medio, representa uno de los poquísimos deportes que cuentan con una entidad local que nuclee a todos los clubes.
El inicio de enero ha sido movido, algo contradictorio porque en realidad no ha habido reuniones ni nada que se la parezca. Un movimiento sin movimiento.
Hace algunos días, desde la presidencia se informó a las entidades que las reuniones se encuentran suspendidas y que la institución está en guardia pasiva, una especie de hibernación obligada ya que desde los clubes nadie ha tenido oportunidad de opinar al respecto.
En la misma comunicación se destacaba que siguen en marcha las gestiones para organizar las competencias de este año, analizándose opciones que parecen achicarse día a día. Por el momento, sólo la opción de Colón parece viable, tal vez incluyendo a Arenales, pero ninguna otra alternativa viable a la vista.
El verano estará muy quieto, con la muy interesante excepción de la presencia de dos clubes, Argentino y Juventud, en el Federal C. El Torneo de Verano, que iba a cumplir su quinta edición consecutiva, fue eliminado del calendario, perdiéndose así una buena competencia estival para que los equipos se preparen para el momento de jugar “por los porotos”.
La disolución del anterior Tribunal de Disciplina es un dolor de cabeza que se mantiene, siendo uno de los problemas más serios de los varios que tiene la Liga. Se recurrió al Tribunal de Federación Norte, después al de Colón, pero ya queda margen para seguir pidiendo favores y es necesario recomponer el cuerpo encargado de aplicar las sanciones ya que de otra manera no se puede arrancar ningún certamen. La pregunta obligada es quienes estarán dispuestos a hacerse cargo del HTP después del episodio que desencadenó la renuncia masiva del anterior.
Otro punto que no debe minimizarse tiene que ver con la actualidad institucional. La nota remitida a los clubes indica que se están dando los pasos para regularizar la situación con Personas Jurídicas, cuestión en las que no se ha abundado en detalles. Se sabe que la Liga debe balances y que no se realiza una asamblea – formalizada como tal – desde hace muchos años, con lo cual “normalizar” no es tan sencillo. Salvo que se esté pensando en una idea diferente, sobre la cual escribiremos en una próxima oportunidad (cuando tengamos datos más certeros) y que no nos entusiasma para nada porque podría significar ni más ni menos que la desaparición de la actual Liga de Fútbol… Parecemos exagerados en el pronóstico pero estamos seguros que no le erramos por mucho en nuestras suposiciones…
Para completar el panorama poco alentador, desde un club anunciaron sus intenciones de irse a la Unión de Ligas. Dirigentes de Newbery informaron que están evaluando esa posibilidad, que no es tan simple de concretar porque se necesitan muchos permisos, sobre todo del Consejo Federal, y que, de producirse, sería un hecho lamentable…
Así están las cosas por la Liga de Fútbol…

Gear SA

Clyfer