Quo vadis (adónde vas), fútbol de Rojas?

Como un interminable deja vu (un tipo de reconocimiento de alguna experiencia que sentimos como si se hubiera vivido previamente), el fútbol de Rojas comienza a transitar un nuevo año, y con la llegada del flamante calendario, las dudas sobre el destino que tendrán las competencias de la temporada.
Desde que el Consejo Federal decidió que para ser válido un torneo debe tener al menos diez clubes participando, en ligas como la nuestra es necesario salir a buscar uno o más “socios” para armar un certamen conjunto. No vale la pena entrar nuevamente en muchos detalles pero con ese sentido tomaron forma el 4 Ligas (para nosotros, el mejor de todos, con Salto, Colón y Pergamino), el 7 Ligas, el 6 Ligas, el 3 Ligas, un año donde más que campeonato pareció un encuentro cercano del tercer tipo por la lejanía de los que intervinieron (Vedia, Lincoln y más lejos todavía), y el año que terminó un interligas con Colón y General Arenales.
En la noche de ayer, martes, estaba prevista una reunión con directivos de la Liga de Colón, a quienes se les iba a ofrecer la posibilidad de volver a jugar juntos en este 2018, donde – si bien no se informó nada de manera oficial – se hicieron algunos sondeos con Salto, que una vez más dijo que no, una actitud un tanto extraña porque cuando se charla con cada club, muestran intenciones, pero cuando la propuesta es oficial, la negativa se reitera. Indudablemente parece que el problema no es que Rojas no quiere jugar con algunos sino que son los otros los que no lo desean...
No sabemos aún si tambien General Arenales estará incluído en este “romance”, la forma en que hemos calificado a estas uniones donde del amor se pasa al odio, de las caricias a las patadas según la conveniencia de quienes dirigen cada liga. Prueba de ello hay varias y, así, se ha pasado de una empatía empalagosa a tener diferencias irreconciliables, como cuando se “destruyó” aquella bien armada Unión Regional (el 4 Ligas) porque supuestamente Pergamino no quería ceder la conducción, para cambiar de rumbo y ponerse a las órdenes de la Liga de Junín, donde, como era previsible, todo terminó decididamente mal.
La Liga de Rojas no pasa por su mejor momento, incluso con algún pedido de renuncia de parte de alguna institución hacia la mesa directiva, tema que será negado rotundamente pero (es un secreto a voces) ha existido. La institución necesita ponerse al día en cuanto a la Personería Jurídica y un tema delicadísimo es el del Tribunal de Penas, que renunció en su totalidad promediando el año pasado.
Se siguió jugando gracias a la buena voluntad de Federación Norte y en diciembre, cuando la Fed informó que no seguiría actuando para las sanciones, se utilizó el Tribunal de Colón, algo legal pero poco menos que inaceptable ya que Rojas debería haber vuelto a constituir su HTP.
Para este verano todo parece indicar, principalmente por esa cuestión, que no habrá Torneo Nocturno, un campeonato que tenía sus bemoles pero que con el correr del tiempo casi se había instituído como la cita de de enero y febrero, como una suerte de amistosos más organizados, con un trofeo en juego, con margen para seguir mejorándolo, aunque en vez de perfeccionarlo, se ha decidido eliminarlo del calendario.
Quo vadis (adónde vas), fútbol de Rojas?, nos preguntamos en el título de nuestra editorial. Por el momento es muy difícil saberlo.

Gear SA

Clyfer