"Charol": "Hay que formarse, no dejarse llevar por el aplauso de los familiares"


El veterano actor, fundador del TAFS, se refirió a lo que considera "un nuevo ciclo" en la vida de la institución.

Alfredo "Charol" Araldi, uno de los fundadores del TAFS en 1950, estuvo presente este sábado en el festejo del 68° aniversario de la entidad cuyo evento central fue el estreno de la obra infantil "Debajo de mi cama" a cargo de la Compañía de Arte en Movimiento. Se refirió a la actualidad de la institución, considerando que "cumplió un ciclo", y sostuvo que en esta nueva etapa "hay que tomarse en serio la formación, antes que dejarse llevar por el aplauso de los familiares y los amigos". No obstante, rescató el "entusiasmo juvenil" de la gente que hoy está en la conducción.

Al término de la función y durante el festejo efectuó algunas declaraciones señalando que "vivimos un año más de nuestro querido teatro. Yo soy un privilegiado, porque después de sesenta y ocho años estoy acá, festejando el aniversario; algo no muy frecuente".

"El TAFS todavía tiene muchos fundadores con presencia en nuestra ciudad. Nosotros nacimos con el calor de la gente; una gran parte de la comunidad de Rojas nos acompañó y nos ayudó a construir esto que fue el primer edificio construido por un grupo independiente en el interior del país. Es el primer teatro levantado en el interior, en una pequeña ciudad como es Rojas, absorbida por Pergamino y Junín. Otras grandes ciudades no tuvieron la oportunidad que nosotros sí tuvimos, de inaugurar un edificio así. Después sí, vinieron otros, como Chivilcoy, que tiene una agrupación teatral con más años que el TAFS pero inauguró su sala después que la nuestra", agregó Araldi.

"El TAFS en un momento fue punto de referencia para la zona, y tanto a nivel nacional como provincial fue muy reconocido. Tuvo muchos premios, realizó trabajos muy buenos, y llamó la atención de los críticos de Buenos Aires", dijo después.

"UN NUEVO CICLO"

"Charol" consideró que "el TAFS que fundamos nosotros en 1950 cumplió un ciclo hace una década, más o menos. Ahora hay otra tónica, hay otra gente y hay otro entusiasmo, sobre todo juvenil. Lo único que falta es que tomen en serio lo que representa el teatro, y se capaciten como tienen que capacitarse. Se tienen que formar, y no dejarse llevar por los aplausos de los familiares y de los amigos".

"Tienen que ser conscientes de lo que hacen, y ser autocríticos de su propio trabajo. Aceptar las críticas cuando no son malintencionadas, porque el teatro es una pasión que no se puede frenar así nomás: el que la siente, la lleva por toda la vida. Yo agradezco a la comunidad de Rojas que sigue acompañando al TAFS, y le pido a los muchachos que están ahora, que traten de mantener este edificio, que es un monstruo para mantenerlo, pero es un edificio histórico y un orgullo para la comunidad de Rojas", finalizó diciendo.

Gear SA

Clyfer